Trayectorias deseadas

Desear una vida digna es una forma de resistir al destierro, la discriminación y el miedo. Imaginar una vida distinta fue el motor de quienes pasaron días y noches a la intemperie con la esperanza de que sus casos fueran revisados y tomados en cuenta para aplicar al reasentamiento en un tercer país, lejos de sus perseguidores.

Aunque el reasentamiento no es un derecho, es presentado como “una solución duradera reservada para casos que presentan necesidades específicas de protección en el país de refugio”. ACNUR no tiene la última palabra, pero es la institución encargada de llevar los procesos de solicitud. Por eso, el campamento se instaló a las afueras de las oficinas de la sede de Ecuador en Quito. El reasentamiento es visto como el último recurso para quienes viven refugiadxs y se han enterado de que otras personas en la misma situación han accedido a él. Por eso, el grupo no dejó de insistir en esta posibilidad exponiendo la contundencia de sus riesgos.

“Nosotros queremos ir a Europa o Canadá, estar en un lugar tranquilo, donde podamos caminar por la calle sin mirar hacia atrás, donde nuestros hijos puedan correr y gritar”.

“La única opción es salir de aquí, nos hemos expuesto mucho”.

“Salí con miedo y en Ecuador siento más miedo. Nosotros buscamos un reasentamiento porque nos sentimos inseguros”.

“Si fuera por voluntad de uno yo me iría a Colombia, pero por mis hijos estoy luchando y quiero salir de aquí lo más lejos que pueda para estar más segura con mi familia”.

“Nosotros como hemos delatado a esos delincuentes tememos por nuestras vidas… nosotros somos refugiados no somos emigrantes”.

“Los refugiados están exponiéndose, pidiendo en la calle, siendo refugiados… exponiendo su vida. La vida es la vida, tememos por las nuestras y el estado ecuatoriano no puede protegernos. Somos víctimas de un conflicto armado de 55 años, no podemos ir a nuestro país porque nos matan”.

Representar estas trayectorias deseadas en el mapa pone de manifiesto la urgencia de irse lo más lejos posible. Ninguna de las personas del grupo veía como opción quedarse en Ecuador ni en ningún país de la región, pues los grupos armados tienen influencia en toda la zona, incluso ya había en el grupo personas que habían intentado vivir en Chile y decían haber sido ubicados también allí.

En la narrativa del grupo lo más importante era llegar a Canadá, España, Nueva Zelanda o Suecia, aún sin saber bien cómo ni con qué. Estos lugares significan un futuro posible pues para ellxs nada puede ser peor que lo que ya vivieron en Colombia y Ecuador. IGR

La vida en dónde

18 de mayo, 2020: la Corte Constitucional de Ecuador selecciona la resolución que negó medidas cautelares al colectivo de personas refugiadas colombianas (2 de agosto, 2019) en base a cuyos testimonios hemos construido este archivo. El colectivo había solicitado dichas medidas para evitar ser desalojados de albergues municipales que ocupaban en ese momento. Hoy, la Corte Constitucional debe emitir una sentencia en la que revise si la actuación del juez fue adecuada a principios y derechos constitucionales. Esta puede ser una oportunidad para que la Corte Constitucional, como el máximo órgano de justicia del país, determine los alcances de la protección a las personas refugiadas en Ecuador.